Cuento para casar mujeres medievales, I

Había una vez Dios (pija, leé pija). Entonces Dios hizo al hombre y a la mujer, por igual (obviamente ella va abajo). Después creó a las naciones, y de nosotros se olvidó (postura misionero, así, quedate abajo). Así que tuvo que mandar buenas gentes a que nos avisaran sobre eso de construir naciones (chupámela). Como éramos medio opas los hicimos mierda, los mandamos de vuelta a casa (dale, así, juntá un poco más de saliva). Ahora ya está, llegamos, tenemos nuestra propia independiente república (tragá, tragá). Escupí.

(a G.Blásquez, un capo)

---- * --------

Cuento para casar mujeres medievales, II

Robin Hood la tiene enorme. Usa flechas, pero la tiene enorme. Grossa, grossa. Y le apunta a manzanas porque la tiene enorme. Qué buen tipo Robin Hood. Todo de verde porque la tiene enorme. Todo samaritano porque la tiene enorme. Tiene amigos, anda en buenas relaciones, casi un aristócrata, más que un noble, Robin Hood. Hasta que un día se dejó la barba. Buscá maridos con plata, nena.

(a V.V)
--- ***** -

Cuentos para casar mujeres medievales, III

Había una vez una princesa rubia y anoréxica. Se dejaba el pelo largo para que su príncipe de sangre azul trepara por su pelo largo y para que al subirse a la ventana después no pudiera bajar. Eso lo sabía padre, y no sabemos si lo sabía la princesa rubia, rubia. Y anoréxica. De pelo largo largo la princesa. Mamá decía que nadie iba a poder desposar a la princesa, y papá pensaba lo mismo. Y lo contrario. “Sólo un caballero, con un título”. La princesa rubia, anoréxica.
(a la mamma)
-- ** --------------------

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Felicitolo por su sitio, oh Chico de los Prácticos, me hizo muchas cosquillas mentales. Como agradecimiento por el buen rato, lo invito a conocer el blog del Rusovaso:

http://elvasoruso.blogspot.com/

Hasta la próxima!

nicolapio (soy yo, boludo, el de siempre) dijo...

Capoooooooo!!!!!! Ex-ce-len-te. Siempre que entro encuentro un motivo de regocijo (a la miércole!).

Deberías incluir relatos más pornográficos, así mi adhesión es absoluta ("¿O sea que por ahora no lo es?")