Espectador 606


Escribo ahora
el sueño de una historia:
en un hostel de Chile
donde nos hospedamos
había un extranjero
que pasó todos los días en cama
sólo lo vi levantarse una vez
para abrirnos la puerta
y decir unas palabras
en su idioma ininteligible
luego volvió a las sábanas
a su terso acomodamiento
y al salir pensé que
en resumidas cuentas
ésa era la historia de mi vida
y me dije “consigna esta historia”
pero entonces los pensamientos
se acomodaron y desaparecieron
como si se hubiesen recostado en un placard
“pequeños monstruos”, pensé
“pequeños monstruitos, no huyan”, pensé
y esperé que se hiciera de noche
y me acerqué solo, oscuro, a ellos
y les dije
“es hora
hablen mi lengua”.

5 comentarios:

luli dijo...

leo esto e imagino que un personaje de shyamalan viajo con ud a chile pero sólo él regresó.

un abrazo natale!

Ramacciotti dijo...

"El lenguaje es el juguete de un Monstruo" Si yo tuviera que escribir alguna vez sobre tu literatura-y espero hacerlo alguna vez- comenzarìa con esa frase de Tabarovsky. Creo que ahì està toda(Bue, casi toda) la tonalidad emotiva y el àngulo de percepciòn de tu escritura.
El poema me atrapò en esa deriva que va de un cierto sencillismo anecdòtico hacia un umbral entre ìntimo y totalmente fabulesco(lo cual es antagònico, a menos que se pienso que toda intimidad es una fàbula y entonces lo màs propio es al mismo tiempo lo màs extraño: como si entrar en uno fuera entrar a un libro de Lewis Carrol)
Y lo que màs me gusta es el final, ciertamente de una irònica soberbia: pedirles a los monstruitos que hablen TU lengua. Por favor! Si como dice la frase con la que empecè: el lenguaje es su juguete; a lo sumo nos lo prestan. O, en ese face to face, no hay lengua ni còdigo y hay que comunicarse a pura gestualidad.

Pablo Natale dijo...

Luli: entonces me pondré a ver la pelicula donde está ese personaje de Shymalan que regresó a ver qué sale.

Raman: preciosa tesis. Para ese escrito futuro sólo tendrías que hacer una antología de tus comentarios en el blog e interceptarlos desde un lado simple, y otro monstruoso.
(lo de la fábula-intimidad es una buena forma de ayudarme a pensar esa serie de poemas)

Yararán dijo...

No me da para hacer un análisis como el de Javi, por eso simplemente paso y digo: bello poema, lindo volver a leer poesía tuya... me imaginé a los pequeños monstruitos con cara de poker después de que le grites con voz chillona "es hora, hablen mi lengua" jijiji
saludetesss nrzms!

Motoso dijo...

Sigue la huella, sigue a la moto.