Millhauser-Colanzi-Díaz



Por estos lares sigue la etapa de renovación. A la sección "cuentos que hay que leer" se agregan, ahora, tres nuevos.

"La desapararición de Elaine Coleman", del geniecillo loco que vive abajo del sombrero de Millhauser.

"Alma", del dominicano Junot Díaz, de quien hace poco leí, tras sucesivas multi-recomendaciones su obra cumbre, "La maravillosa vida breve de Oscar Wao". El cuento tiene la respiraciín y el empuje y la temática de la novela. Sólo que el personaje no es negro, gordo y feo. Y no hay fuku (investiguen ustedes que es el "fuku").

Y finalmente "Tallín", de Miss Bolivia, Liliana Colanzi, el último cuento de su primer libro, que se parece a los otros y a la vez hace algo diferente y se lleva el libro de viaje.

Disfruten de ellos, si les da el cuero para leer los tres, si es que pueden aguantar todo eso minutos quietos atrás de sus malditas computadoras. (Posdata para la señorita que está en un barco en Centroamérica: ése es el dominicano, conseguid el libro por dios).