Confesionario IV

Como soy humano, cuando termino de ver películas les pongo estrellitas. Hay cinco estrellitas, todo ser civilizado lo sabe, pero Siete posibilidades, de eso nadie se da cuenta. Una, para cuando la película ni siquiera es mala, y uno quiere cagar a trompadas al que tiene al lado. Dos, para cuando Ídem, pero uno se contiene, quizás por algún detalle pelicular imperceptible o por eso del inconsciente colectivo. Tres, para cuando la cinta es mediocre, es decir ni fu ni fa, pero sí fi-far, a saber, hubo escenas de sexo o de desnudez suficientemente explícitas como para que a uno le den ganas de buscar una segunda parte, que tenga o que no tenga que ver con el cine. De cuatro a cinco hay, cualquiera lo percibe, una diferencia menor que tiene que ver con la gloria, con el asombro y con la excelencia, todas cosas alejadas del cuerpo.
Pero hay dos opciones calificativas más, eso creían los alemanes y los chilenos, Sarmiento no.
Ponerle Cero estrellitas a una película, o sea quedarse con la boca abierta o haciéndose la paja: en este rubro van películas muy originales (tipo “Mi mundo privado”, que vi el otro día culpa de Lucas) y absolutamente todo el corpus de películas porno.
O, último caso, ponerle Seis. Éstas son las mejores. Como ya lo dijo Hegel, es el caso en que una película le hace pasar a uno por todos los estadíos anteriores, y también por la barbarie, sólo un ratito.
Para entender esto recomiendo ver “Cinco obstrucciones” de L.Von Trier, “Los rubios” de la petisa punk, o “Tan de repente”, basada en un texto de Aira.
Otro día, formas de calificar mujeres, menos a mamá.

8 comentarios:

mondoditesta dijo...

soy de los tipos que se sienten profundamente felices cuando alguna película les parte la cabeza. Y la cinta me da vueltas en el mate laaargo rato y me siento elevado... ahora, porqué tengo com pulsión incontenible a ver "Los mochileros" casi todos los sábados en Volver. Me siento infame, sucio, triste y oscuro y sin embargo la disfruto... y eso que no hay ni una teta que al fin y al cabo es la razón por la que me banco los viernes de I-sat.

Anónimo dijo...

Qué pedalín que tenías el viernes, papá...

Anónimo dijo...

Las cinco obstrucciones es muy buena, Tan de repente es un plomo que despedaza el fabuloso texto de Aira. Te recomiendo veas Trainspotting, de Dany Boyle excelentes: película y banda sonora. Ocho estrellas

¿pablo? dijo...

Che, mondo, creo que no sólo habría que hacer un recorte generacional (viejos / jovenes) a nivel literatura y prod. artistica.
El otro corte debería ser "personas que ven I - Sat los viernes" y "personas que no".
En canal debería hacer algo con eso, un concurso, una orgía, no sé.

Usuario anonimo 1: si, viste, se me había roto el pedal de la bici y me las tuve que arreglar con eso.

Usuario anonimo 2: trainspooting o como poronga sea ya la vi hace mucho y no me gustó tanto. Me convenciste de verla de vuelta. Pero antes, voy a rastrear la banda sonora.

¿Algun otro consejo? Estoy buscando quien me preste y/o alquile y/o regale "Twin Peaks" de D. Lynch.

¿pablo? dijo...

Y "Gantz". Me olvidé de recomendar que cualquiera que pase por estos lados vea "Gantz".

!!!Katou Kun!!!

paulita dijo...

estaría bueno que te explayes un poco más en el viernes pasado... podría ser tema de un confesionario V tal vez??
BESOS

¿pablo? dijo...

Uh, de diez. Necesito información. Específicamente, qué decía.
No lo digas acá (vamos a arruinar el chiste) sino donde ya sabés.
Hacé una especie de breve listado de cosas que decía: temas, palabras, lo que se te ocurra.

Gracias.

nico dijo...

kishimoto!