Postales taiwanesas, II
(Leyendo bajo la nieve)

7 comentarios:

dear prudence dijo...

querido dardo:


cada vez q te escribo no puedo dejar de pensar en plaza san martín y en la manía del arquitecto mazón que tenía tu mismo nombre...

q linda q es la nieve, pero más me gusta la posibilidad de pensarte con los pies en el agua, mutilando tu vista con los rayos del sol. preguntándote por mi solero fucsia y azul; y si tengo el pelo atado con una trenza o si esta despeinado al viento.

tuya, walda.

¿pablo? dijo...

Querida walda:

hoy ha sido un día de perros. Yo tengo tres gatos, y uno está todo el tiempo en celo, se llama como yo, y anda por las ramas, tiene las patas coloradas y no tiene úñas, todo el tiempo se cae, cuando cae dice "el tiempo me rompe mucho las bolas", y entonces lo atacan los perros de al lado, son tres también, se vienen al humo, que es otro de mis gatos, al pablo no lo atacan porque dicen que es "un animalejo muy deprimido", pobre, no se dan cuenta que es asi y que no es asi, al humo en cambio lo corren y no lo muerden, el otro gato (dije que eran tres) en realidad está mimetizado con el árbol, tengo un árbol, hace frío, hace humo, hoy ha sido un dia de perros.
Lluvia de ciruelas debajo de este arbol

Su yo.
Ermisteño.

Cecilia dijo...

kafka en la orilla

dear prudence dijo...

lluvia de ciruelas aquí tb...

adórote.

Yo mismo dijo...

Gracias.

Kafka dijo: quiero otro más, convenzáme!

pequeño ofidio dijo...

premonitorio esto, no?

¿pablo? dijo...

Soy profeta.
Soy Eschoyez.
Soy poeta.
He tocado el último gran poder!