Poemas Monsalvo


Allá por fines de octubre, antes de la presentación del libro, me junté con Diego Monsalvo. Algunas veces. Sólo un rato. En su departamento, al salir del ascensor, nunca supe bien si tenía que doblar a la derecha o a la izquierda. Tenía que frenarme, y escuchar. El hogar de Diego es donde hay música. No recuerdo mucho lo que pasó las veces que nos juntamos. Una estuvieron Elisa, Juank, Godoy y un amigo de Godoy. Nos pusimos a tocar la guitarra. Juank se tiró en el colchón y Godoy agarró una Gibson y se puso a jugar al rocker. Elisa y el amigo de Godoy leían unos poemas en hojas A4 amontonadas sobre una mesa. No me importó mucho qué estaban leyendo. En ese momento, yo estaba más bien concentrado en todos los instrumentos que había en la habitación. Días después, o semanas, digo, no me acuerdo, es una sensación parecida a la de cuando bajo del ascensor en el edificio de Diego, que no sé para donde salir, días después, decía, pasé y le propuse tocar en la presentación. Dijo que sí, que encantado. Hablamos un rato, mencionó que estaba ocupado con unos poemas, señaló unas hojas A4. Y habló de imprimir los poemas encima sobre fotos. Poemas en fotos. Algo así. Me mostró los poemas y me parecieron encantadores. Recuerdo me empecé a reír como un muñeco a cuerda. Últimamente me río mucho así. Debe ser que algo está mal. No da para reírse como un muñeco a cuerda y estar perdido en un pasillo en doble dirección. En fin. Leí los poemas, y me reí, y le dije a Monsabio que me encantaban. Que había dado con el tono. Hablamos un poco sobre eso. De escribir. Me preguntó si cuando yo escribía pensaba en Brenda, mi hermana más pequeña, porque seguro debía pensar en ella, ¿no? No supe qué responder. Eso también es algo que me pasa, debe estar relacionado con esto de ser un muñeco a cuerda. Después pasaron unas semanas. Entonces, un sábado a la noche que fumaba solo perdido en mi pieza, una cosa dentro de mí tocó otra, esta a su vez otra, y así sucesivamente, hasta que las cuerdas empezaron a girar. Y fue así que salieron 90 poemas con un tono similar a los de Monsalvo. Los llamé, en su momento, “Postales de navidad para mi hermana duende”. Pero era un título horripilante y lo dejé de lado. Luego, de esos 90, quemé la mitad. Más tarde trabajé el resto. Quedaron menos de 30. Voy a mostrar algunos. Luego, si tengo ganas, subiré otra tanda. Ahora que tengo libro mi hermana pequeña lee el blog. Espero que entienda lo del muñeco a cuerda.



----- * ----

Mi casa está llena de animales que nadie ve.
Se amenazan y se destruyen unos a otros.
Parecen animales.


---- * ----

¿Cuántos libros puedo leer antes que amanezca?
Cuatro.
Empiezo a las once y termino cuando salga el sol.


---- * ----

Brenda tiene unas zapatillas rosas que a la vez son patines.
Cuando corre alegre por la calle
les muestra sus zapatillas-patines a todos
menos a mí
que le arruiné la tarde cuando le dije
“Brenda, un auto te va a hacer puré”.


---- * ----

Llegué a mi casa y mi gato naranja corre.
Todo alrededor de la casa.
Sin parar.
Es muy hermoso, me dieron ganas de cambiarle el nombre.


---- * ----

Entraron ocho bichos bolita a mi habitación.
Los conté: 8.
Me falta uno. Entonces dibujaré una cancha de fútbol
y estará todo más parejo.


---- * ----

Voy a encontrar un trabajo perfecto.
Un trabajo en el que sólo tenga que escribir
en los momentos que más me gustan.


---- * ----

Mi viejo no se dio cuenta
e hizo a la parrilla una de las barbies de mi hermana.
“La Barbie africana”, le decía padre,

y a ella no le resultaba gracioso.

---- * ----

Mi hermano mira porno con los amigos.
Les digo que cuando yo iba a la secundaria
había una materia gloriosa, se llamaba “porno seis”.
Ninguno me cree. Jóvenes desencantados.

---- * ----

A los 7 quería ser jugador de fútbol.
A los 17 quería ser músico punk.
A los 26 escribía todas las tardes. No sé qué me pasa, igual me siento bien.


---- * ----

Querida Brenda:
la tía tiene cáncer.
Pero esto es un poema
y entonces podemos saltar en una pata.


-+ ---- + -
---- ...

7 comentarios:

Elisa dijo...

Ustedes hablaban de los tonos
De los tonos erráticos

De cuando el la no es do sino re mayor y el tralala.

Yo leí

"todo lo que el silencio hace es de las aves"

y me hice amiga de monsalvo ahi nomás.


Tus poemas gnomos me encantaron
Cuando vas a volver?
Te extrañamos y te criticamos, mientras estrenamos la parrilla nueva de juan.

b.zzz.t dijo...

cuanta crueldad ... porno 6, no se que hacer, llevarmela hasta el infinito o ser el mejor de la clase?
cuanta crueldad encantada.

tas mar adentro chango, un salut.

Javier Martínez Ramacciotti dijo...

El little poema de tu gato naranja, y el último. Todos, pero eso dos sobre todo.

Pensé que yo tenía esos ataque de escritura desesperada, de apretar el acelerador y dejar el piloto automático. pero, ¿90 poemas? Fui derrotado soberanamente.
Uno hace esas cosas cuando se está muy feliz o su contrario: cuando algo está fuera de foco, sí o sí.
Espero que sea la primera.

Nos tamos viendo, peter.
intercambo de libros, Cds y esos rituales.

Anónimo dijo...

son malos

Lucas Moreno dijo...

Córdoba entera no para de especular sobre tu salud mental. En las colas de los bancos no se habla de otra cosa:
-¿Dónde está Natale?
-Se exilió en Groenlandia.
-Anda con peritonitis.
-Está dándole material a sus biógrafos.
-En 3 días y 16 horas sale de su encierro con una obra maestra.
-Es un actor "de método" y aún no abandona la rutina del dinosaurio Barney.

¿Dónde estás, Pablo?


¿pablo?

jc dijo...

así queda sobrecargado.
ja.

puka mira pasar x el depto
hadas
perros
parrillas
y a vos
no.
cuando todos dormimos
x su boca redonda
ella murmura:
lo que más extraño
es cuando me hacía volar.

mojarrita dijo...

Mon
Sal
Vo

hace mucho que no
te veo